El testamento ológrafo: solución ante el confinamiento por el coronavirus

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una consulta que se nos viene haciendo a los abogados con frecuencia desde que comenzó la pandemia del coronavirus es cómo puedo y si debo hacer testamento.

Un testamento es una declaración de voluntad sobre cómo una persona quiere transmitir a su muerte, sus bienes, derechos y obligaciones, por lo que es totalmente recomendable realizarlo.

Lo puede hacer cualquier persona mayor de 14 años que no esté incapacitada ni tenga sus facultades mentales mermadas.

Y aunque estamos acostumbrados a asociar la palabra testamento con notario, lo cierto es que en el denominado ológrafo, no es precisa la presencia de éste.

El testamento ológrafo se plantea como una solución práctica y útil en supuestos como el estado de alarma, que no nos permite salir de casa. Se redacta de puño y letra por el testador y tiene que cumplir unos sencillos requisitos para que sea válido.

Únicamente está permitido hacerlo a personas mayores de edad y para realizarlo sólo es necesario un bolígrafo  y un papel.  El testador, A MANO y con su letra, hará constar el día, mes y año, da igual al principio que al final, y sus disposiciones, como por ejemplo “dejo las joyas a mi hija”, “el uso de la vivienda a …” y debe estar FIRMADO.

No puede llevar enmiendas y tachaduras o en su caso, han de estar salvadas las mismas. Por último, aunque es una solución práctica e incluso cómoda, es aconsejable un buen asesoramiento antes de otorgarlo puesto que, en nuestro Derecho Civil, el testamento precisa respetar las legítimas, esto es la porción de bienes que el testador debe reservar obligatoriamente para sus herederos forzosos.

 Si tienes alguna duda sobre cómo se ha de realizar el testamento ológrafo, puedes consultarnos pulsando AQUÍ

Consúltanos

Más noticias

incapacidad-permanente-total-recurso-suplicacion-yolanda-picazo

#ÉxitosATD: Logramos mantener el grado de incapacidad permanente total por las patologías sufridas por nuestro cliente

Nuestra Socia Yolanda Picazo consigue que uno de nuestros clientes mantenga el grado de incapacidad permanente total tras un recurso de suplicación. La sentencia recurrida denegaba la prestación de incapacidad permanente “por no alcanzar las lesiones que padece, un grado suficiente de disminución para ser constitutivas de una incapacidad permanente” para desempeñar su trabajo de auxiliar de enfermería.

Call Now Button

Envía el formulario y te llamaremos lo antes posible